Como limpiar el horno

Cómo limpiar el horno por menos dinero

Mantener la cocina y el horno limpios después de cocinar puede resultar una tarea titánica. Ya seas un cocinillas o cocines sólo porque no tienes más remedio, es importante mantener la cocina siempre a punto. La clave para una limpieza perfecta no es tener muchos productos sino saber utilizar unos remedios caseros geniales.
En este blog os vamos a explicar cómo limpiar la cocina por poco dinero.

¿Por qué limpiar el horno?

Tanto si vives solo, en pareja o con toda tu familia, lo más probable es que la cocina se use al menos una vez al día, mientras que la comida que se cocina en ella puede variar desde una pizza a un pastel de carne, asado o fruta.
Todos estos platos si se cocinan bien, y en una cocina limpia, tienen un sabor excelente. Sin embargo, si no recuerdas la última vez que limpiaste el horno, puede que estés alterando el sabor de los alimentos que estás cocinando. Además, también gastarás más dinero innecesariamente utilizando una cocina más ineficiente por culpa de la suciedad.
Dicho esto, la frecuencia con la que limpies tu cocina dependerá de la frecuencia con la que la uses, de cómo la uses y de lo desordenado que seas. Por ejemplo, si usas la cocina todos los días, dos veces al día, y eres propenso a derramar alimentos, te recomendamos que limpies bien la cocina, por lo menos, cada quince días.
Si solo usas la cocina cada dos días, eres un cocinero limpio y siempre utilizas bandejas para hornear y ollas cerradas, entonces es posible que baste con una limpieza al mes.
Limpiar la cocina de manera regular hará que funcione a pleno rendimiento durante más tiempo. Así alcanzará las temperaturas adecuadas sin ningún problema. Tener una cocina limpia reduce el riesgo de fallos e incendios.

Cómo limpiar el horno:

Este kit de limpieza de hornos incluye una bolsa de plástico para poder poner las rejillas en remojo y así no tener que frotar grasa reseca. Además el limpiador eliminará fácilmente la grasa y tan sólo tendrás que pasar un trapo.
Si prefieres un producto más natural te decimos cómo puedes limpiar con tres alimentos que seguramente ya tienes en casa:
• Zumo de limón
• Vinagre
• bicarbonato

Limpia tu horno con zumo de limón:

El jugo de limón es ideal para limpiar hornos que solo tienen suciedad superficial y no requieren un limpiador químico agresivo.
Vierte 150 ml de agua fría sobre la base del horno y exprime el jugo de un limón. Enciende el horno a 150° C déjelo encendido durante 20 minutos. Ahora el horno estará lleno de vapor con olor a limón, y la ligera humedad es ideal para poder limpiar cualquier suciedad o grasa persistente, lo que ayuda a devolverle un brillo a su horno.

El vinagre no es sólo para tus ensaladas

Cuando pienses en el vinagre, es probable que te imagines una rica ensalada con vinagre de Módena. Pero, el vinagre es más que un condimento, también se puede usar como un poderoso producto de limpieza.
De hecho, puede usar vinagre para limpiar la cocina de la misma manera que usaría jugo de limón (como se mencionó anteriormente). Y ya que muchos de nosotros es más probable que tengamos vinagre en la despensa, en lugar de un limón.
Si tu horno tiene restos de comida sigue pudiendo utilizar vinagra aunque deberá mezclarlo con bicarbonato de sodio para eliminar la suciedad.

Bicarbonato de sodio – Un limpiador potente para la cocina

El bicarbonato de sodio es un producto excelente (y barato) para limpiar tu cocina. Con su textura granulada ayuda a eliminar la suciedad y sus cualidades alcalinas disuelven la grasa. El bicarbonato de sodio se puede usar de 3 maneras:
• Retira toda la suciedad que puedas con un trapo. Rocía bicarbonato de sodio en el interior del horno. Vierta vinagre sobre el bicarbonato. El vinagre reaccionará con el bicarbonato, deja la mezcla una hora antes de retirarla con un paño húmedo y agua tibia
• Mezcla media taza de bicarbonato con un poco de agua. Se habrá creado una pasta que podrás untar. Extiende la pasta por todo el interior del horno. Déjala reposar unas 12 horas. Pasa un paño limpio y si queda alguna suciedad puedes usar un raspador de plástico.
• Mientras el horno aún está caliente, llena una botella de spray con tres cuartos de agua tibia y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Agita la mezcla y rocíala en el interior del horno. Deja que se asiente durante unos minutos antes de retirarla con un paño húmedo.

Con estos remedios caseros podrás limpiar tu cocina de manera más económica y ecológica. Si te interesan esta clase de trucos y consejos te recomendamos que nos sigas en nuestra página de Facebook. Todos los recambios y accesorios para tus electrodomésticos los encontrarás en eRepuestos.es.

Más artículos interesantes

Deja un comentario